Fundación Endesa recupera el Barranco de Añaza en su apuesta por la educación medio ambiental

Published on lunes, 7 noviembre 2016

Fundación Endesa recupera el Barranco de Añaza en su apuesta por la educación medio ambiental

Espacio natural destinado a actividades lúdicas, talleres, visitas guiadas, etc orientadas a la educación ambiental

Dirigido a jóvenes en situación de riesgo y a escolares de la zona

Espacio lúdico único en Añaza que involucra a los jóvenes, de una manera lúdica, en su cuidado y explotación

Fundación Endesa y la Parroquia de Añaza colaboran en la recuperación del Barrando de Añaza con el objetivo de acercar este espacio natural a la ciudadanía para promover una cultura de desarrollo sostenible.

Las actividades que se realizan en el Barrando de Añaza, tras la recuperación, se  centran en favorecer el aprendizaje colaborativo, la mejora y conservación del medioambiente y los hábitos de vida saludables, y generar espacios de aprendizaje alternativos que faciliten y promuevan la incorporación de la población joven al mercado laboral.

Este proyecto va dirigido principalmente a jóvenes, de entre 18 y 30 años, procedentes en su mayoría del proyecto APJ ( Añaza por sus Jóvenes), que están en situación de exclusión social o en riesgo de padecerla, con fracaso o abandono escolar  o sin experiencia laboral y/o empleos precarios pero indirectamente también impacta sobre los escolares de la isla.

Actualmente Añaza es un barrio que cuenta aproximadamente con 11.000 habitantes y no dispone de un espacio lúdico como el que ofrece el Barranco Urbano de Añaza.

Gracias a la alianza entre Fundación Endesa y Barraco Urbano de Añaza se ha trabajado en el embellecimiento del barranco: limpieza de escombros, residuos y basura; eliminación de especies vegetales invasoras; vallado de las zonas con riesgo de caída y del recorrido perimetral del barranco; acondicionamiento del terreno en las zonas destinadas a los talleres medioambientales; recuperación y acondicionamiento del mirador; fabricación e instalación de mobiliario elaborado con madera; rehabilitación de la plaza como espacio multicultural; instalación de paneles solares y centro de reciclado; reutilización y acondicionamiento de dos conteiner: uno como aula de la naturaleza y otro como recepción y cafetería donde se servirán los productos elaborados por el Aula de Cocina de Añaza.

Todas estas actuaciones tienen como objetivo desarrollar un plan de actividades tanto lúdicas, como talleres o itinerarios guiados, orientadas a la educación medioambiental: el reciclaje, la eficiencia energética y el desarrollo sostenible. Los jóvenes ya formados en educación medioambiental son los encargados de cuidar y guiar a los visitantes en esta actividad.

"Con este proyecto desde Fundación Endesa queremos dar un paso más en nuestro compromiso por la recuperación de espacios, reduciendo los impactos medioambientales de las actividades industriales y  promoviendo la cultura ecológica a través de iniciativas educativas", apuntó Begoña Muñoz de Verger, directora de proyectos de Fundación Endesa.