Colegiata basílica de Santa María de la Seu. Manresa (S. XIV)

Publicado el viernes 10 de octubre 2014

Manresa, Barcelona (España)

La Colegiata Basílica de Santa María es el edificio más emblemático del gótico manresano. La denominación de basílica corresponde al título otorgado en 1886 por el Papa León XIII. En 1931 fue declarada monumento histórico.

Se construyó en el mismo lugar en que estaba la antigua iglesia románica de Santa María, que se había quedado pequeña para una ciudad que experimentó un desarrollo extraordinario durante el siglo XIV.

En 1322 se inicia su construcción por el arquitecto Berenguer de Montagut, maestro mayor de Santa María del Mar (Barcelona), del Carmen y del Puente Nuevo de Manresa, entre otras. En 1328 se pone la primera piedra, empezando a trabajar por la parte del ábside con siete capillas radiales y los dos portales.

En una segunda fase constructiva (entre 1353 y 1425), se levantaron los tres tramos de la nave con sus capillas laterales. El campanario, de sección cuadrangular, data de 1592. La capilla del Santísimo, de estilo renacentista, fue inaugurada en 1657.

El claustro actual es obra barroca, de principios del siglo XVIII. La fachada principal porticada y el baptisterio son de los años 1915-1934, realizadas según los proyectos de Alexandre Soler i March, interpretando una idea de Antonio Gaudí.

Destaca su gran amplitud interior entre columnas, el gran campanario cuadrado de más de 50 metros de altitud, los contrafuertes que dan solidez a todo el edificio y que permiten una doble hilera de grandes ventanales. Como curiosidad, uno de los contrafuertes, en la parte del ábside, tiene la forma de torre hexagonal y es conocida, popularmente, como el caracol de San Pedro