En Fundación Endesa apostamos por la promoción de la eficiencia energética de familias vulnerables a través de iniciativas educativas. Una de ellas es la que hemos puesto en marcha junto con Endesa y la ONG Ecología y Desarrollo (ECODES). Se trata del Programa de Voluntariado Energético, un proyecto social en el ámbito de la energía dirigido a hogares vulnerables que se encuentran en situación de pobreza.

El objetivo es formar a estas familias vulnerables en la optimización de sus facturas eléctricas. De este modo, se les ofrece recomendaciones para un consumo energético más responsable. Hasta ahora, unos 241 hogares se han beneficiado de este programa de eficiencia energética consiguiendo obtener un ahorro medio estimado de un 36% en sus facturas.

¿Y cómo llegamos a ellos? A través de una red de voluntarios de Endesa que previamente han recibido la formación adecuada. Mediante un contacto cercano con las familias, los voluntarios analizan la factura y el estado de eficiencia energética de las viviendas y les facilitan recomendaciones para rebajar su consumo de energía. 

Un programa que en 2016 se desarrolló en Zaragoza y Barcelona, y que en 2017 se está escalando a otros territorios de España como Sevilla, Candelaria (Tenerife) y Puerto del Rosario (Fuerteventura).