Central de torre central y central de colectores distribuidos

Central de torre central y central de colectores distribuidos

Funcionamiento de una central termosolar

Una central termosolar de torre central está formada por un campo de espejos direccionales de grandes dimensiones que reflejan la luz del Sol y concentran los rayos reflejados en una caldera situada en una torre de gran altura. Dentro de la caldera, la aportación calorífica de la radiación solar se absorbe por un fluido térmico que se conduce hacia un generador de vapor, en el cual transfiere su calor a un segundo fluido (generalmente agua) para convertirlo en vapor. Este vapor llega hasta una turbina para transformar su energía en energía mecánica que se transformará en electricidad en el alternador.

El vapor se lleva a un condensador donde vuelve a su estado líquido para poder repetir un nuevo ciclo de producción de vapor.

La producción en una central solar depende de las horas de insolación. Por eso, para aumentar su producción se suelen utilizar sistemas de aislamiento térmico intercalados en el circuito de calentamiento.

Limitaciones de las centrales termosolares

Las centrales termosolares tienen varias limitaciones:

  • Económicas. Sus costes de explotación todavía son muy altos, lo que las hace menos competitivas que otro tipo de centrales.  
  • Tecnológicas. Necesitan implementar muchas mejoras para aumentar la eficiencia de los sistemas de concentración y almacenaje. 
  • Estacionalidad. Dependen de la variabilidad de la radiación solar y las incertidumbres meteorológicas.

 

¡Aprende jugando! ¿Cuánto sabes de las centrales termosolares? Ponte a prueba en este juego interactivo.

 

Parques fotovoltaicos

 

El efecto fotovoltaico es un fenómeno físico que consiste en la conversión de la energía luminosa en energía eléctrica. La energía de radiación (fotones) que incide sobre una estructura heterogénea de material semiconductor (célula fotovoltaica) es absorbida por electrones de las capas más externas de los átomos que forman este material. Eso crea una corriente eléctrica interior de una tensión determinada. Las células se conectan en serie para formar un módulo fotovoltaico.

 

Funcionamiento de las centrales fotovoltaicas

El elemento básico de un parque fotovoltaico es el conjunto de células fotovoltaicas que captan la energía solar, transformándola en corriente eléctrica continua. Las células fotovoltaicas están integradas en módulos que, al unirse, formarán placas fotovoltaicas. La corriente continua generada se envía, en primer lugar, a un armario de corriente continua donde se producirá la transformación con la ayuda de un inversor de corriente y, finalmente se lleva a un centro de transformación donde se adapta la corriente a las condiciones de intensidad y tensión de las líneas de transporte de la red eléctrica.

Limitaciones de los parques fotovoltaicos

 

Todavía es necesario optimizar las tecnologías disponibles para conseguir que la eficiencia de las células fotovoltaicas mejore hasta llegar a porcentajes elevados.

 

¡Aprende jugando! Dispones de este juego interactivo sobre los parques fotovoltaicos

 

Impacto sobre el medio ambiente de las centrales solares

La energía solar es una energía renovable que no genera emisiones atmosféricas ni produce efluentes líquidos. Además, evita el uso de combustibles fósiles y es una fuente de energía inagotable. Sin embargo, las grandes centrales termosolares sí que tienen impacto sobre el paisaje ya que, entre otras cosas, necesitan grandes superficies para situar los espejos direccionales. Además, cuando termina su vida útil, las placas fotovoltaicas dejan residuos que requieren tratamientos concretos.